aquella ucv

AQUELLA U.. U.. U.C.V.

La Universidad Central de Venezuela, la U. U. U.C.V de hace veinte años acudió a mi mente hoy cuando me interné en sus predios de los Chaguaramos, ahí me vinieron los recuerdos de cuando éramos estudiantes y secuestrábamos autobuses de “San Ruperto” y los llevábamos a Tierra de nadie, y luego los devolvíamos porque al fin, nosotros también los utilizábamos, y no era conveniente quemar todos esos autobuses: ellos no tenían la culpa. Eran los tiempos de antes del Caracazo, cuando había manifestaciones todos los jueves, y teníamos que soportar la ración de gas lacrimógeno que la Policía Metropolitana nos lanzaba, aquella Universidad en la que la boina azul tenía un significado místico para los que allí estudiábamos y compartíamos vivencias. La U.C.V era más que una universidad: era la Casa que Vencía las sombras, hoy la UCV no es más que una de las tantas instituciones donde se puede sacar un título para ingresar al mercado de trabajo con algún papelito que acredite estudios. Aquella universidad tenía sus personajes. Algunos de ellos, pintorescos tal vez, algunos son los que quiero evocar.

El Chichero del reloj de la Plaza del Rectorado, era un viejito que decían que tenía más de veinte años vendiendo su chicha en la Plaza, siempre de buen humor, piropiaba a las muchachas y decía chistes, a todos les gustaba pasar un ratico aunque fuera, escuchando al Chichero mientras servía la chicha. Uno podía pasar semanas o meses sin pasar por el rectorado, pero para todos era familiar ver al chichero siempre allí, con su carrito de chicha junto al reloj.  Cuando murió, la chicha la ya no tuvo el mismo sabor, el señor que heredó el negocio de la chicha no estuvo mucho tiempo vendiendo la chicha, y un día la chicha no apareció más por el rectorado, pero el recuerdo del Chichero  aún perdura al pasar por el reloj de la Plaza del Rectorado.

Chapita. Este era un eterno estudiante o ex estudiante de medicina que tal vez luego de ser aplazado en varias oportunidades en alguna asignatura, le aplicaron el tenebroso RR, el reglamento del repitiente, con el cual quedaba el estudiante suspendido de curso, a quien le aplicaban el RR generalmente se iba de la universidad, pero Chapita siempre andaba por allí con su eterna borrachera, era amigo de todos, la gente le echaba broma porque siempre estaba con su aspecto de amanecido o enratonado, vociferando, y parloteando con todo el mundo por los pasillos de Medicina o de Farmacia. Chapita en los pocos ratos que estaba medio sobrio ayudaba a estudiantes de los primeros semestres de medicina con las materias de Anatomía, bioquímica o fisiología, dicen que explicaba bien, y muchos fueron los que aprobaron materias gracias a la solidaridad de Chapita. Otro quien como Chapita, también fue eterno estudiante de Farmacia era Capote, su nombre verdadero era Edgar Salas, ¿quién no conocía a Capote en la Facultad de Farmacia? muchos años estuvo formando parte del ambiente de la Facultad, ya como líder estudiantil, ya como obrero, ya como trabajador de la Proveeduría Farmacéutica, ya como colaborador de las autoridades, como toero, ese era Capote; Capote era amigo de todos, solidario, parlanchin, consejero, amigo de los amigos y fue mi pana.

El economista Marrero, con su cartel que decía “Busco un Empleo. Economista Marrero”. Cesar Marrero, egresado de la Facultad de Economía de la UCV, quien anduvo mucho tiempo exhibiendo un desaliñado aspecto y sosteniendo un cartel donde solicitaba un empleo.  Él decía que aunque fuera de barrendero, pero que le dieran un empleo digno, no se sabe si fue por desilusión, frustración, novelería  o simplemente ganas de echar broma que lo movieron a andar por muchos años en esa condición de eterno solicitante de empleo; dicen los que lo conocieron, que fue un aventajado estudiante y que se había graduado con honores, producto de su elevado índice académico, pero no se sabe cómo ni cuándo decidió salir a la calle con su cartel, muchos fueron los maltratos que sufrió de aquellos órganos de seguridad del Estado de la época por el solo hecho de ser ucevista con fama de ñangara, dicen que el propio ex presidente Jaime Lusinchi le ofreció plata para que dejara de hacer el papel de propagandista del desempleo, a lo que se negó Marrero, obstinadamente, ganándose otra paliza de la policía, por su puesto.  Un día durante la administración de Claudio Fermín en la Alcaldía de Libertador, recibió el tan ansiado empleo, de allí en adelante no se supo más de Marrero.

Techo de vinil, este era un señor de edad muy avanzada, alto y de piel muy pálida, de unos setenta años de edad, aproximadamente, que pululaba en los pasillos de la Universidad Central de Venezuela, vestido de traje negro, en la mano un maletín del mismo color y con un pegoste de betún aceitoso negro en su rapada cabeza; nunca se supo si era estudiante de alguna carrera universitaria, o si era un anciano trastornado por una manía ucevista, ni siquiera su nombre se sabía, pero todos los muchachos bromistas que lo veían pasar le gritaban de lejos: ¡Techo e’ viniiiil…¡ y estallaba el anciano gritándoles groserías e improperios a los echadores de broma, que se cuidaban de ponerse fuera del alcance de las piedras, botellas y todo objeto contundente que les lanzaba el anciano “techo de vinil”. En el Aula Magna, en el pasillo del Comedor, en la Escuela de Humanidades, en Tierra de Nadie, en todas partes donde aparecía el anciano con el techo de vinil, siempre era lo mismo, algún bromista le espetaba por el odiado sobrenombre y, acto seguido, el anciano de coronilla embetunada reaccionaba explosivamente, durante muchos años la escena del anciano tratando de alcanzar a los bromistas con sus proyectiles formó parte del paisaje de la U.C.V.

El librero del Jardín Botánico es otro de los personajes familiares de la UCV. Solo él sabrá cuántos años lleva en su puesto de venta de libros a la salida de la Plaza Venezuela. Algunos buenos libros ofrece al transeúnte que pasa por frente al Jardín Botánico. De noche, de día, a toda hora está el librero allí, los libros nunca los mueve del lugar, allí permanecen. Para protegerlos de la lluvia los cubre con impermeables. Quien sabe cuántas cosas habrá visto el librero desde su posición inercial. En el lugar donde se aposta el librero, se ubicaban las barricadas de las policías cuando las manifestaciones universitarias de los ochenta y noventa.

Otro que era parte de ese paisaje ucevista era el profesor Agustín Blanco Muñoz, quien fue coordinador de la Cátedra Pio Tamayo, que reunía en la Sala E de la Biblioteca Central a los miembros de la comunidad universitaria a disertar políticamente, un ejercicio que era peligroso por aquellos tiempos de la cuarta república puntofijista. La Cátedra era una especie de cenáculo de los ñángaras de aquellos tiempos, y el profesor Agustín era el moderador y  facilitador de aquellas reuniones nocturnas, en las que después de clase y luego de venir del comedor se podía participar de lo que hoy está muy de moda y llamamos “opinión política”, pero que solo unos pocos se aventuraban en aquel entonces. Por la Cátedra desfilaban diputados de izquierda, guerrilleros, luchadores sociales, defensores de los derechos humanos, y muchos otros personajes que no se veían con mucha frecuencia. El profesor Agustín también era famoso por que de vez en cuando, en su tiempo libre, se le veía trotando por los pasillos de la UCV con un reducido grupo de seguidores que se pasaban uno a otro un balón medicinal de gimnasio. Hoy el coordinador de la Cátedra, ya no trota por los pasillos voceando consignas protestatarias, ni tampoco se le ve disertando sobre cuestiones de marxismo, ni de luchas de clases, ni de dictaduras del proletariado, devenido en opinador de oficio y atrincherado en el oposicionismo, el Profesor ABM, dedica su tiempo a escribir acidas críticas contra el gobierno.

Aquella UCV, tiene para los que la conocimos, mucha nostálgica evocación, cuando siempre al frente de las luchas estudiantiles salía la UCV a la calle a protestar contra las iniquidades de los gobiernos de la época, que le negaban los recursos, que criminalizaban la protesta estudiantil, que mataban y desaparecían líderes de izquierda, la UCV, fue siempre punta de lanza contra las violaciones de los derechos humanos y las arbitrariedades de los cuerpos represivos, era un refugio donde no podía llegar la mano despiadada de un Estado que veía a los ciudadanos como enemigos y a los estudiantes como un peligroso estamento a quienes había de mantener a raya a punta de peinillas, plomo y  gases lacrimógeno.

Posted in Uncategorized | 2 Comments

silvia

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
text-align:justify;
line-height:150%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

PSUV: No siempre se besan las bonitas.

Dice así el dicho popular cuando alguien pretende que siempre le salgan las cosas según lo que supone, eso es precisamente lo que ocurre hoy con el PSUV, el partido de la revolución creado por el comandante eterno Hugo Chávez, al imponer candidaturas al voleo, que en algunos sitios no cuentan con el apoyo popular, por diversas razones, lo cual es una papa caliente para el Partido porque lo que se hace a despecho de la Voz de Dios, que es la voz del  pueblo, tiene que producir sus efectos. Tal vez el PSUV, este aun a tiempo de rectificar y revisar las candidaturas de algunas localidades, y así evitar, tal vez un escenario difícil el futuro próximo, pues si la oposición logra imponer su tesis plebiscitaria, en la próximas elecciones del 8D, pudieran volver los peligrosos episodios de confrontación, ya vividos en el pasado.

Por otro lado, la estrategia del PSUV de fortalecer los candidatos y candidatas a las Alcaldías con la exposición de la luminosa figura del comandante-presidente eterno, aunque no es mala en sí, tiene sus bemoles; pero, ojo: hay que tener un cuidado extremo con esa imagen. Ya que la imagen y la figura del presidente Chávez representa hoy el patriótico aliento de la lucha por el mejor vivir en socialismo del pueblo venezolano y nuestro-americano, y quien enarbole su bandera y su imagen, deberá actuar en consonancia a ello. El PSUV, está usando las consignas de “Sigamos juntos con Chávez” para la promoción en bloque de los candidatos y candidatas a las elecciones de Alcaldes y Alcaldesas, lo cual pudiera ser un desatino que en nombre de la Unidad o la institucionalidad, se imponga a una comunidad algo o alguien que tenga su decidido rechazo.

El pueblo de Venezuela es muy celoso con la imagen del desaparecido líder eterno. Y hay que tener en cuenta que en todos los rincones del país el barrio esta alerta, que la lectura anda suelta, lo mismo que la reflexión política popular, legadas por el comandante; lo cual hace que ya no seamos el mismo pueblo sumiso del pasado que votaba engañado por tarjeticas de colores, la manifestación de una conciencia revolucionaria es expresión del ideal de la revolución bonita que Chávez sembró en todos nosotros, y que está viva y latente.

Los representantes del Comando Municipal del PSUV en Ocumare del Tuy, han hecho muy poco para fortalecer el Poder Popular, eso es una verdad a voces en el Municipio Lander del Estado Miranda. El proceso de selección del candidato a la Alcaldía en Ocumare se caracterizó por las componendas politiqueras de algunos y las amenazas malandrescas de otros, pero la valentía de la profesora Silvia Hernández se impuso, y la hizo lanzar su candidatura independiente para no defraudar las esperanzas del pueblo chavista de esa localidad que cree y confía en ella.  El noble pueblo ocumareño del Tuy se merece una mejor opción que la que abandera el PSUV.

La fortaleza de la revolución depende las organizaciones de base creadas por el presidente Chávez: las comunas, los Concejos Comunales, las Salas de Batalla, los Comités de salud, etc., deben ser oídos a la hora de seleccionar un representante por la comunidad, por eso esta vez, le decimos respetuosamente al PSUV, no siempre se besan las bonitas, pero con Silvia Hernández el pueblo de Ocumare si puede decir que tiene su bonita.

Richard Castro V

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Chávez, estas en el viento

 

Que levanta la tierra seca

y agita el follaje.

Estas en el arcoíris

de la mañana patria.

Estas en el cañón del fusil

de los soldados defensores.

Estas también en las flores

que abren a la vida

y dan perfume.

tu estas presente en el hombre,

la mujer y los niños del pueblo.

Tu mirada se ve en la mirada de ellos.

Estas en las notas del bravo pueblo

Estas presente en el verde

de las montañas

y en el azul del mar.

Allá te vi en el horizonte

de la llanura brava de sol,

y en las ondas del gran rio…

Te vi también en la sonrisa

de quien con cariño te recuerda

aloír cantar un gallo

en la umbrosa llanurainmensa.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

aquela ucv

AQUELLA U.. U.. U.C.V.

La Universidad Central de Venezuela, la U. U. U.C.V de hace veinte años acudió a mi mente hoy cuando me interné en sus predios de los Chaguaramos, ahí me vinieron los recuerdos de cuando éramos estudiantes y secuestrábamos autobuses de “San Ruperto” y los llevábamos a Tierra de nadie, y luego los devolvíamos porque al fin, nosotros también los utilizábamos, y no era conveniente quemar todos esos autobuses: ellos no tenían la culpa. Eran los tiempos de antes del Caracazo, cuando había manifestaciones todos los jueves, y teníamos que soportar la ración de gas lacrimógeno que la Policía Metropolitana nos lanzaba, aquella Universidad en la que la boina azul tenía un significado místico para los que allí estudiábamos y compartíamos vivencias. La U.C.V era más que una universidad: era la Casa que Vencía las sombras, hoy la UCV no es más que una de las tantas instituciones donde se puede sacar un título para ingresar al mercado de trabajo con algún papelito que acredite estudios. Aquella universidad tenía sus personajes. Algunos de ellos, pintorescos tal vez, algunos son los que quiero evocar.

El Chichero del reloj de la Plaza del Rectorado, era un viejito que decían que tenía más de veinte años vendiendo su chicha en la Plaza, siempre de buen humor, piropiaba a las muchachas y decía chistes, a todos les gustaba pasar un ratico aunque fuera, escuchando al Chichero mientras servía la chicha. Uno podía pasar semanas o meses sin pasar por el rectorado, pero para todos era familiar ver al chichero siempre allí, con su carrito de chicha junto al reloj.  Cuando murió, la chicha la ya no tuvo el mismo sabor, el señor que heredó el negocio de la chicha no estuvo mucho tiempo vendiendo la chicha, y un día la chicha no apareció más por el rectorado, pero el recuerdo del Chichero  aún perdura al pasar por el reloj de la Plaza del Rectorado.

Chapita. Este era un eterno estudiante o ex estudiante de medicina que tal vez luego de ser aplazado en varias oportunidades en alguna asignatura, le aplicaron el tenebroso RR, el reglamento del repitiente, con el cual quedaba el estudiante suspendido de curso, a quien le aplicaban el RR generalmente se iba de la universidad, pero Chapita siempre andaba por allí con su eterna borrachera, era amigo de todos, la gente le echaba broma porque siempre estaba con su aspecto de amanecido o enratonado, vociferando, y parloteando con todo el mundo por los pasillos de Medicina o de Farmacia. Chapita en los pocos ratos que estaba medio sobrio ayudaba a estudiantes de los primeros semestres de medicina con las materias de Anatomía, bioquímica o fisiología, dicen que explicaba bien, y muchos fueron los que aprobaron materias gracias a la solidaridad de Chapita. Otro quien como Chapita, también fue eterno estudiante de Farmacia era Capote, su nombre verdadero era Edgar Salas, ¿quién no conocía a Capote en la Facultad de Farmacia? muchos años estuvo formando parte del ambiente de la Facultad, ya como líder estudiantil, ya como obrero, ya como trabajador de la Proveeduría Farmacéutica, ya como colaborador de las autoridades, como toero, ese era Capote; Capote era amigo de todos, solidario, parlanchin, consejero, amigo de los amigos y fue mi pana.

El economista Marrero, con su cartel que decía “Busco un Empleo. Economista Marrero”. Cesar Marrero, egresado de la Facultad de Economía de la UCV, quien anduvo mucho tiempo exhibiendo un desaliñado aspecto y sosteniendo un cartel donde solicitaba un empleo.  Él decía que aunque fuera de barrendero, pero que le dieran un empleo digno, no se sabe si fue por desilusión, frustración, novelería  o simplemente ganas de echar broma que lo movieron a andar por muchos años en esa condición de eterno solicitante de empleo; dicen los que lo conocieron, que fue un aventajado estudiante y que se había graduado con honores, producto de su elevado índice académico, pero no se sabe cómo ni cuándo decidió salir a la calle con su cartel, muchos fueron los maltratos que sufrió de aquellos órganos de seguridad del Estado de la época por el solo hecho de ser ucevista con fama de ñangara, dicen que el propio ex presidente Jaime Lusinchi le ofreció plata para que dejara de hacer el papel de propagandista del desempleo, a lo que se negó Marrero, obstinadamente, ganándose otra paliza de la policía, por su puesto.  Un día durante la administración de Claudio Fermín en la Alcaldía de Libertador, recibió el tan ansiado empleo, de allí en adelante no se supo más de Marrero.

Techo de vinil, este era un señor de edad muy avanzada, alto y de piel muy pálida, de unos setenta años de edad, aproximadamente, que pululaba en los pasillos de la Universidad Central de Venezuela, vestido de traje negro, en la mano un maletín del mismo color y con un pegoste de betún aceitoso negro en su rapada cabeza; nunca se supo si era estudiante de alguna carrera universitaria, o si era un anciano trastornado por una manía ucevista, ni siquiera su nombre se sabía, pero todos los muchachos bromistas que lo veían pasar le gritaban de lejos: ¡Techo e’ viniiiil…¡ y estallaba el anciano gritándoles groserías e improperios a los echadores de broma, que se cuidaban de ponerse fuera del alcance de las piedras, botellas y todo objeto contundente que les lanzaba el anciano “techo de vinil”. En el Aula Magna, en el pasillo del Comedor, en la Escuela de Humanidades, en Tierra de Nadie, en todas partes donde aparecía el anciano con el techo de vinil, siempre era lo mismo, algún bromista le espetaba por el odiado sobrenombre y, acto seguido, el anciano de coronilla embetunada reaccionaba explosivamente, durante muchos años la escena del anciano tratando de alcanzar a los bromistas con sus proyectiles formó parte del paisaje de la U.C.V.

El librero del Jardín Botánico es otro de los personajes familiares de la UCV. Solo él sabrá cuántos años lleva en su puesto de venta de libros a la salida de la Plaza Venezuela. Algunos buenos libros ofrece al transeúnte que pasa por frente al Jardín Botánico. De noche, de día, a toda hora está el librero allí, los libros nunca los mueve del lugar, allí permanecen. Para protegerlos de la lluvia los cubre con impermeables. Quien sabe cuántas cosas habrá visto el librero desde su posición inercial. En el lugar donde se aposta el librero, se ubicaban las barricadas de las policías cuando las manifestaciones universitarias de los ochenta y noventa.

Otro que era parte de ese paisaje ucevista era el profesor Agustín Blanco Muñoz, quien fue coordinador de la Cátedra Pio Tamayo, que reunía en la Sala E de la Biblioteca Central a los miembros de la comunidad universitaria a disertar políticamente, un ejercicio que era peligroso por aquellos tiempos de la cuarta república puntofijista. La Cátedra era una especie de cenáculo de los ñángaras de aquellos tiempos, y el profesor Agustín era el moderador y  facilitador de aquellas reuniones nocturnas, en las que después de clase y luego de venir del comedor se podía participar de lo que hoy está muy de moda y llamamos “opinión política”, pero que solo unos pocos se aventuraban en aquel entonces. Por la Cátedra desfilaban diputados de izquierda, guerrilleros, luchadores sociales, defensores de los derechos humanos, y muchos otros personajes que no se veían con mucha frecuencia. El profesor Agustín también era famoso por que de vez en cuando, en su tiempo libre, se le veía trotando por los pasillos de la UCV con un reducido grupo de seguidores que se pasaban uno a otro un balón medicinal de gimnasio. Hoy el coordinador de la Cátedra, ya no trota por los pasillos voceando consignas protestatarias, ni tampoco se le ve disertando sobre cuestiones de marxismo, ni de luchas de clases, ni de dictaduras del proletariado, devenido en opinador de oficio y atrincherado en el oposicionismo, el Profesor ABM, dedica su tiempo a escribir acidas críticas contra el gobierno.

Aquella UCV, tiene para los que la conocimos, mucha nostálgica evocación, cuando siempre al frente de las luchas estudiantiles salía la UCV a la calle a protestar contra las iniquidades de los gobiernos de la época, que le negaban los recursos, que criminalizaban la protesta estudiantil, que mataban y desaparecían líderes de izquierda, la UCV, fue siempre punta de lanza contra las violaciones de los derechos humanos y las arbitrariedades de los cuerpos represivos, era un refugio donde no podía llegar la mano despiadada de un Estado que veía a los ciudadanos como enemigos y a los estudiantes como un peligroso estamento a quienes había de mantener a raya a punta de peinillas, plomo y  gases lacrimógeno.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Img_00193

Image | Posted on by | Leave a comment

el bolivar del 27

De nuevo en Caracas, cará…. no más ayer lo dijo el patrón,

Cuando fue casa de Donadio, por las botas que ayer

Había mandado a lustrar, el patrón.

Casa de Donadio; viejo zapatero, el mismo que ya hace

De tiempo, un aguacero, arreglaba los zapatos

De la misia, doña Concepción.

Un aguacero de tiempo; y de nuevo en Caracas.

Igualita, sin una cana está la sultana,

Como antes de la revolución

Con sus calles empedradas, con sus ceibas y eucaliptus,

Con su mismo olor a caña y leña, el mismo olor a flor,

El mismo aire bonachón del viejo bodeguero zumbón.

La misma bodeguita de la esquina, la de las ñapas de papelón.

 

 

Bolívar está de vuelta en Caracas ¿Quién lo diría?

Bolívar en Venezuela, ¡Parece mentira..!

Tanta dicha… que gran alegría…

Dijo ayer la gaceta, y nadie creyó,

Que llegó a Puerto Cabello, que viene por Valencia,

Que viene solo, que viene con soldados,

Que viene en son de guerra, que trae el iris de la paz…

Que viene a componer todo esto, esto no tiene compón…

Pero lo bueno es que viene El Libertador.

 

Su sola presencia a los traidores todos, espantó.

Viejo y flaco esta el libertador

Casi todo su ser en la lucha dejó

Para lograr la promesa de la independencia,

Por llanuras, montañas y mares

De la América del Sur, sin descanso llevó

Letras de pólvora, espadas de amor,

Constancia sublime, esfuerzo y valor,

para lograr la victoria en el campo, el corazón y la razón:

Todo  por la libertad de todo legado de patria nos dio;

Gracias te damos Bolívar, general libertador.

Todo ojo le vio en la plaza de armas,

Parecía solo ayer que marchaba

Con la gloria ganada en batallas

Al frente de aquella pléyade brava.

Al frente de tus amigos soldados, de tus soldados-amigos

Esos que hoy te acompañan, esos que ya no,

Los enfermos, los muertos, los que contigo vencieron,

Los que te vieron, los que no te conocieron,

Los que conociste, y los que no,

Igual a todos los llevas en tu gran corazón

Bolívar el más ilustre varón está de vuelta en su suelo

Y, el cerro le dio a Bolívar bienvenida de niebla fría.

Y  tú, Caracas, con tu belleza, le brindas

La mejor de tu sonrisa…

Ah Caracas..  Hoy esta clarito el día,

Y, la niebla deja ver el cuartel de la montaña

Que recuerda aquel terrible drama.

Y el frio que baja en la noche evoca más la añoranza

Del recuerdo de aquella Caracas que el tiempo no borró,

Un aguacero de tiempo que paso, así; sin ton ni es.

 

 

Un día se encaramó Simoncito, aquel niño travieso y relinchón

A la rama más alta del totumo rebelde y peleón se subió,

Y al caerse se hizo un chichón.

Déjate soba mi niño, déjate cose el pantalón.

¡Ah muchachito tan remolón!

A la más alta cumbre donde nunca nadie, remontó

También allí subió Bolívar cuando fue “el libertador”

 

 

Pero Simón no cambia, es el mismo; que todo el mundo conoció.

En plena sesión del cabildo, cuando todo era pompa y rigor,

Salió corriendo a abrazar a su negra ¡Hipólita!

Cuando al volverse, de pronto, entre la gente  miró.

Ese es el mismo Simón de la santísima Trinidad Bolívar

-libertador-

 

Y, como era febrero de carnaval en Caracas,

A las negritas de la casa, harina de pan en el rostro, les untó,

Igual que hacia cuando era el niño don Simón

Consentido de las negras de misia doña Concepción.

 

Iba ya saliendo, para no volver, a cumplir con un deber

Que la historia le encomendó.

Y al pasar por una esquina, del caballo el gran capitán Bolívar, se bajó,

Para tomar una flor de Caracas

Que una niña del pueblo, inocente, le ofreció

Y ese recuerdo dejó Bolívar ese año 27, cuando estuvo en Caracas…

A la que nunca en vida, jamás volvió.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

primarias

La matemática es perfecta

Autor: Enrique Sánchez Peña(*)
Fecha de publicación: 14/02/12
//

//

 

Estimados señores, con el debido respeto quiero compartir con ustedes un breve análisis el pasado domingo fueron habilitadas 7691 mesas electorales (fuente CNE, MUD)  y el proceso de votación duró  desde las 8:00 a.m. hasta las 5:00 p.m., estos son datos corroborados que no admiten  cuestionamiento.  No obstante está este pequeño detalle:

  1. TIEMPO DE DURACIÓN DEL ACTO DE VOTACIÓN EN HORAS:

Desde las 8:00 a.m  a las 5:00 p.m. =  9 Horas. 

  1. TIEMPO DE DURACIÓN DEL ACTO DE VOTACIÓN EN MINUTOS:

9 hrs. X 60mts = 540 Minutos.

  1. TIEMPO ESTIMADO PARA EL ACTO DE VOTACIÓN:

Según los cálculos del CNE son: “3 minutos” por votante en el sistema de herradura, no obstante en estas elecciones no se utilizaron “Capta Huellas” ni se obligo a utilizar la tinta indeleble, es decir el tiempo se reduce y el tiempo promedio a nivel nacional por votante en condiciones ideales sería de “2 minutos”.

  1. NÚMERO MÁXIMO  DE VOTANTES POR MESA DE VOTACIÓN:

Para determinar el número máximo de votantes por mesa de votación en condiciones perfectas;  es decir sin retraso en la apertura, con el material completo y con los miembros de mesa completos, se calcula de la manera siguiente:

540 mts  / 2 mts = 270 votantes por mesa de votación

Se divide el “Tiempo de Duración del Acto de Votación en Minutos”, entre el tiempo promedio que tardaría un votante en ejercer su derecho y da como resultado el máximo posible de votantes por mesa en condiciones perfectas.

  1. NÚMERO TOTAL DE VOTOS:

Para determinar el “Número Total de Votos” a nivel nacional  EN CONDICIONES PERFECTAS, SIN RETRASO EN LA APERTURA, CON EL MATERIAL COMPLETO Y CON LOS MIEMBROS DE MESA COMPLETOS, SE CALCULA DE LA MANERA SIGUIENTE:

7691 mesas electorales  X 270 votantes =2.076.570 votantes.

Se multiplica el “NÚMERO DE MESAS ELECTORALES” por el “NÚMERO MÁXIMO DE VOTANTES POR MESA DE VOTACIÓN”  y nos da este resultado, tomando en cuenta que LAS CONDICIONES SEAN PERFECTAS, ES DECIR: SIN RETRASO EN LA APERTURA, CON EL MATERIAL COMPLETO, CON LOS MIEMBROS DE MESA COMPLETOS Y CON EL FLUJO EXACTO DE VOTANTES CADA 2 MINUTOS SIN RETRASO ENTRE ELECTORES.

  1. ESPECULACIONES:

Las personas decentes de oposición pueden decir que el tiempo de votación como promedio nacional no era de 2 minutos, si no “1.5 minutos”, está bien, entonces las cuenta tendría como resultado, repito EN CONDICIONES PERFECTAS ES DECIR: SIN RETRASO EN LA APERTURA DE LAS MESAS, CON EL MATERIAL COMPLETO, CON LOS MIEMBROS DE MESA COMPLETO Y CON EL FLUJO EXACTO DE VOTANTES CADA 1.5  MINUTOS EJERCIENDO SU DERECHO AL VOTO, SIN NINGÚN TIPO DE RETRASO ENTRE ELECTORES, EL RESULTADO SERÍA EL SIGUIENTE:

540 mts  / 1.5 mts = 360 votantes por mesa de votación

7691 mesas electorales  X 360 votantes por mesa =2.768.760 votantes.

“¿Y LA DIFERENCIA?

  1. La MUD destruirá las actas y los cuadernos de votación, evitando el proceso de auditoría a posteriori ALEGANDO QUE ES PARA PROTEGER AL ELECTOR.
  2. La MUD dio los resultados no el CNE.
  3. No se utilizaron “Capta Huellas”, ni en la mayoría de los casos la “Tinta Indeleble”.
  4. Señores, si las personas decentes de oposición todavía creen que el proceso fue perfecto, que no hubo retraso en la apertura de todas las mesas, que el material estaba completo, que los miembros de mesa estaban completos y todos a la misma hora y que el flujo de personas fue constante y sin retraso entre los electores, entonces, les pido que me disculpen, ya el problema es otro.

(*)Analista

Posted in Uncategorized | Leave a comment